DÍA 16 | Valioso y dulce Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal. (Salmos 19:10, RV60)

MEDITACIÓN

 En esta ocasión queremos mencionar otro de los beneficios que vienen por meditar la Palabra de Dios, lo valiosa que es y lo satisfactorio que se vuelve su lectura en nuestra vida. El salmista dice que la Escritura es más valiosa que el oro y tal vez no nos hemos dado cuenta de lo que esto significa si no entendemos que el valor que el oro tiene. Asimismo, dice el salmista que la Palabra es más deseable que la miel que destila el panal. La miel tiene como característica principal el ser dulce, no obstante, tiene otra singularidad muy interesante: no se echa a perder. Así, la Palabra de Dios, nos es dulce al meditarla, pero también nos ayuda a perseverar, a mantenernos vivos espiritualmente y agradables a Dios. Un hijo de Dios debe de ser una persona que destile de aquello de lo que se alimenta y, en donde sea que se encuentre, demostrar esa valía de lo que lleva dentro: dulce como la miel y valioso como el oro.

ORACIÓN

 Señor, que mi vida sea un reflejo de Tu Palabra en mi vida diaria de tal forma que brille como el oro refinado y destile esa dulzura a los corazones necesitados de tu amor.

Visto 42 veces